miércoles, 20 de julio de 2016

07. ¡MADRE MÍA! - (ÚNICO VERSO ATRIBUIDO A GARDEL)

Estimados Gardelianos:



                                          Como no hay regla sin excepción, esta que les brindo a continuación de todo corazón, editada total y exclusivamente por primera vez;  en base a que en la misma hube de efectuar una aportación (*) que explico detalladamente en nota al final, y en la creencia que por ello,  ética y moralmente cumple con el condicionante suficiente para poder mostrarla sin caer en el desdoro de la apropiación indebida, paso a presentar.



Dña. Marie Berthe Gardés Camarès.    La (según manifestación de numerosísimos y muy diversos personajes contemporáneos del Cantor),  venerada y nunca suficientemente querida madre de Gardel, el cual solía sentir gran añoranza de la misma cuando se hallaba expandiendo su arte por el extranjero. 




¡Madre Mía!

(Verso atribuido a Carlos Gardel por Oscar del Priore)


Madre mía, si algún día
Dios me privara de verte
Mi vida estará en la muerte
Tras una corta agonía.
Porque la esperanza mía
Es estar siempre a tu lado,
Ahuyentando el cruel pasado (*)   
Para animarte a vivir
Que para mi porvenir
Bastante que has trabajado.

Es en esta madrugada
Antes de ir a casita
Que te escribo, mi viejita,
Con el alma entusiasmada.
Seguro estoy que, cansada
De esperarme te has dormido,
Pero tu hijo querido
No te olvida ni un momento,
Te lleva en su pensamiento
Como pichón en su nido.

Pero te adoro, viejita,
Porque sé cuánto has sufrido,
Por el hijo tan querido
Que siempre gritó: ¡bendita!
La esperanza es infinita
Y nunca te he de olvidar,
Después de tanto luchar
En la vida transitoria
¡Dios me condujo a la gloria
ayudándome a triunfar!




Dña. Berthe, tocada con un gracil pañuelo.

















                                                                                                                         Conjunto de libro y CD. referidos abajo.



NOTA:   Este poema que aparecía como primicia en la pág. 164 del libro de Oscar Del Priore "Yo Gardel" de 1999 editado por Aguilar, el cual anecdóticamente llevaba anexo el CD que nos ofrecía por primera vez, una versión más amplia de las Palabras de Gardel y Le Pera, que incluían el anuncio del Radio Cerebro Mágico de la R. C. A. Victor;  nos presentaba el verso, del siguiente modo:  9 líneas en la primera estrofa, 10 en la del centro, y nuevamente 9 en la tercera y última.    Por consiguiente, para estar métricamente correcto, y tratándose de un verso de tres décimas, en la 1ª y 3ª estrofa le faltaban sendas líneas.    


          Un tiempo después, concretamente en Febrero de 2005, en la página de Internet titulada "Gardel ¿Poeta?", publicada por Dña. Ana Turón, apareció en la posición 3ª, la línea que le faltaba a la 3ª estrofa (Por el hijo tan querido), por tanto, ya solo faltaba la de la primera, la cual, en base a un ancestral sentido del perfeccionismo (que tengo demasiado arraigado), provocó que me asaltase el irreprimible deseo de componerla yo, a fin de que el verso quedase completo correctamente.





Escaparate bonaerense donde se exhibía el material anunciado tan sugestivamente por nuestro "Carlitos".




          La cosa tenía su intríngulis (al margen de la inherente responsabilidad al estar tratando de completar un verso (el único) atribuido al Zorzal), pues al tratarse de la primera estrofa, la línea tenía que ser muy precisa para que redondease coherentemente el sentido de dicha primera estrofa, pero que a su vez, también se adaptase al conjunto global de toda la obra;  y por supuesto, y ¡sobre todo!, que tuviese sentido en el contexto de lo que había sido la azarosa y dura vida de los personajes referidos en el mismo.    

    Afortunadamente, el sentido común y la inspiración me asistieron adecuadamente y pronto estuvo la frase de mi deseo plasmada sobre el papel, consistiendo en el siguiente texto (Ahuyentando el cruel pasado), que coloqué como línea séptima de la citada parte.     Así que de algún modo de ser cierta la aseveración de "Del Priore", en el sentido de que el verso corresponde a Gardel (que no tiene porqué no serlo), me cabría el inmenso honor de haber colaborado con Él, aunque sólo fuese en esa mínima expresión señalada.    

          Así que dentro de unos años, cabría la posibilidad de que algún escritor meticuloso, haciendo alusión al mismo, anotase la autoría de este al tándem "Gardel / Ródenas", en una versión un tanto ambigua de la cosa, o "Gardel 96,67% / Ródenas 3,33%", en una más exacta.    

          ¡Tendría gracia la cosa!.   Ufff...  ¡que ilusión!.



                                                                                                     ¡Salute!.

No hay comentarios:

Publicar un comentario