Translate

miércoles, 2 de noviembre de 2016

15. EL ARTE DECORATIVO EN EL VINILO GARDELIANO (PORTADAS INTERNACIONALES)





Estimados amigos:

                                       Como por todos Vds. es sabido, las fundas originales que envolvían a los primeros 78 r.p.m., eran sobrias bolsas de papel (generalmente de color marrón claro), sin la menor alusión al contenido al que estaban dedicadas a proteger del polvo, lo cual se remitía al orificio central que presentaban las mismas (algunas ni siquiera eso) y que permitía mostrar las etiquetas de ambas caras del disco. 




    Indudablemente, la razón de tanta austeridad, tenía su origen en que la demanda del mercado al que iban dirigidas, por el elevado coste de los equipos reproductores y la inexistencia generalizada de una clase media con poder adquisitivo para dinamizar el mismo, era muy exigua.    Luego se fueron incorporando tímidamente a estas, algunos logotipos de los propios sellos discográficos y de las tecnologías que se utilizaban para desarrollar la actividad;  y esto fue así prácticamente hasta la aparición, allá por finales de los 50's, de los discos de vinilo, destinados a ser reproducidos por los pick-up de la creciente mass media.



 

 


                                         En esas circunstancias, las compañías discográficas sintieron la imperiosa necesidad de envolver sus productos de un modo más atractivo para llamar la atención de los potenciales compradores, surgiendo así, como por arte de magia, la figura del diseñador gráfico especializado en el diseño de portadas para 10" primero y posteriormente para 7", EP o 45 r.p.m. y L.P. o 33 r.p,m., lo cual dotó a los establecimientos distribuidores de un colorido llamativo y especial, que contrastaba con el tétrico y frío aspecto de su entorno, generalmente plagado de oscuros aparatos de aluminio y madera, reproductores de los mismos; aparatos de radio, televisores en blanco y negro, estufas, todo ello mezclado en un contraste hiriente, con las llamadas líneas blancas, compuestas por cocinas, lavadoras, frigoríficos, calentadores, etc...  ¡vamos!, auténticos bazares del incipiente y moderno electrodoméstico.

                                          Ni que decir tiene, que con el paso de los años, las imágenes de esas portadas, fueron calando (por la vista), en la memoria de nuestro cerebro, y con ello, algún trocito de, en este caso, nuestros Gardelianos corazones, y es por ello que, tratando de hacerles un modesto y pequeño homenaje, a aquellos diseñadores de bellísimas obras (algunas de ellas ¡magistrales!) y a quienes posibilitaron sus artísticas creaciones, he decidido dedicarles un espacio en este sitio, tratando de agrupar unos cuantos de esos trabajos, los cuales, de paso, sirven también para darnos por enésima vez, una somera idea del enorme calado internacional que con el paso del tiempo ha ido ganando el Zorzal en el planeta.

                                         Por último, creo conveniente aclarar, que el criterio de elección de las portadas a incluir en este apartado, ha sido el de mostrar aquellas que comprenden la discografía en vinilo de "El Mudo", excluyendo exprofeso, para no pecar de reiterativos, aquellas que ya han sido citadas en otros apartados del presente blog, así como incluir otras muchas de varios artistas, en las que citándolo o no en portada, está incluido el "Máximo Cantor" en algún corte del álbum.  



                                                                                       ¡Que lo disfruten!. 
     






 


 


 










 








    

 

 

    

  

  


   

           

    

    

  




                        

   

    

                          

     






  

   

   

     

    

                          

          

          

          

           
      

   









 

   


   

          

    

   

                         

   

     

      

       

         

      

      

  









  


                        

 

 

 

 

 

  

     

 



 








 

 

 

 



 


















   






















































 


 






































 





 























































































 









 






















  




























































 

 


 



  











 



  

   

   

    

    
    
      

     
     
   

   

    
  
    

   

      

                 

     

     

      

  

   

  

  

  

  

     

   

     

       

      

     

      

      

     

     

    




  

  

   

       

   

   

   

   

    

    

    

   
 
    

    

    

    

    

   

   

  

   

   

    
     
    

   

   

   

    

     

     

    

     

       

       

         

          

          

           

           

             

              

              

              

             

            

              

              

               

               
  
                

               

                       

               

                

               

              

                       

                 

                 

             

           
       
            

                  

              

        

          

           

           

          

           

            

          

        

        

                      

       

       

       

       

        

       

       

          

         

           

     

        

      

              

            

    

            

          

       

    

     

    

     


 

 

  

   


 

   

    

     

        

      

     

     

     

      

     

      

    

     

    

  

  


 






 

 

 

 


  





 



  

  

   

    

  

   

  

 

 

 

  

   

  

 

 

  

 

 

 

   

  

 

  

 

  
  


   

  

 

  

  

  

   

    

         
  
            

     

   

 











          A la vista de lo que evidencian las 1.280 imágenes que acabamos de visionar, cuyo compendio más se asemeja a un volátil viaje "in crescendo" proyectado fantásticamente por la mismísima rosa de los vientos, que al producto de la carrera efectuada por cualquier artista ausente del "show business" desde hace más de ochenta años;  y que no pueden por menos que asombrar a cualquiera con una mente dotada de desinterés provinciano y mediano raciocinio, va a ser muy difícil de sostener sus pueriles tesis localistas apropiadoras de un fenómeno totalmente liberado de fútiles maniqueísmos y a todas luces "UNIVERSAL";  que se revela tenazmente con premiar a aquellos que sólo buscaron hacer fortuna recluyendo falazmente su arte, bajo insostenibles excusas de estar custodiando ni se sabe qué cosa, ni mucho menos para qué inconfesable y abyecto fin.    Esos han perdido todo;  sus ambiciosas pretensiones crematísticas y especuladoras (rayanas en el delirio), el sino de lo que debería regir a un ilustrativo y proselitista Gardeliano, y lo que es peor; el prestigio, reconocimiento y profundo agradecimiento de aquellos llamados a ofrecérselo, que a fuerza de ver frustradas todas sus legítimas aspiraciones, esperanzas e ilusiones de conocer la parte de la obra del Zorzal que aquellos han mantenido secuestrada (esa es la palabra exacta), han acabado (en el mejor de los casos) maldiciéndolos y ¡aborreciéndolos!.    ¡Así!, con esa tan ridícula, calamitosa y aciaga práctica, se han sentido sus innobles "espíritus" realizados y sus malsanos egos nutridos, mientras el resto de supervivientes, renuentes a concederles el mínimo reconocimiento en la más insignificante de sus formas, abominan consecuentemente de pronunciar sus tan reprobados como impopulares apellidos, así como las siglas de la tan inoperante como presunta fundación con título de nacional, maquinada por uno de ellos para simular un ánimo de servicio efectivo al prójimo y a la cosa patria, totalmente inexistentes para el caso que nos ocupa;  negándoles de este modo, cualquier signo de asociación positiva e histórica con la gloriosa trayectoria del supremo Astro.    ¡Vamos!, en pocas palabras...  ¡que se pudran!, es el sentir y la expresión (no exenta de razón) más extendida e interiorizada en muchos casos, para ni tan siquiera hacerles rigor.

         Y es que...  ¡quien planta vientos!...   

      Una auténtica pena, esa farisaica actitud y contumaz ceguera de transferencia hereditaria.    ¡Menudo legado tan alejado de la auténtica quintaesencia Gardeliana, y lo que éste internacionalmente representa!.    ¡Qué impresentables y elaborados ignorantes!.

                                                                                                                                                         Sinceramente;  ¡lamento el regomeyo!...         

                                                                                                                                                                                                                                  ¡Salute!.









































No hay comentarios:

Publicar un comentario