martes, 30 de agosto de 2016

14. GESTIÓN AVENIDA CARLOS GARDEL EN ALICANTE



     La idea de que nuestra ciudad debía de tener una vía pública homenajeando a Gardel, estaba arraigada en mí desde muchísimo tiempo antes de ser en 2001 entrevistado por "Las Provincias", pero la falta de tiempo para dedicarle al asunto, así como mi aversión a mendigar a los políticos, iba año tras año posponiendo el asunto para más adelante.     Lo que siempre tuve clarísimo, fue que una calle no hacía justicia a los incuestionables méritos del inmenso personaje.

     El fundamento de tal idea, no estaba basado en un capricho personal fruto de mi admiración por el Zorzal, sino en la amplísima cantidad de simpatizantes que desde siempre, el mismo, tenía en la ciudad, donde siempre ha habido un desfile importante de argentinos, así como una de las pocas peñas de tango existentes en el país, siendo la única, en gran cantidad de años, dando pie este ambiente, a que personajes tan ilustres como el maestro Dn. Manuel Pizarro, se viniese allá por 1960, a vivir desde París, a aquí, una buena temporada, eso por no citar a otros muchos, como  Jorge Cardoso, Jorge Ceriotti, Gerónimo Gil Baines, y tantos y tantos más.



      
El folclorista argentino Jorge Cardoso "Nono", quién tras traer a Sara Montiel a la Peña los Amigos del Tango, se radicó en Alicante hasta el final de sus días, regentando en la albufera, el bar crepuscular "El Pampero".    Aquí le vemos en foto promocional a primeros de los 60 y en idem. doméstica en Julio de 1990.



     La llegada a la ciudad del editor de la revista "Sabor a Tangos", que supo obtener acceso a las dependencias locales de "La Casa de las Américas", allá a primeros de 2002  y cierta promesa del mismo en el sentido de que tenía que tener una entrevista con el concejal de cultura, para asuntos puntuales y que aprovechando la ocasión, yo le acompañaría para exponer el asunto de la Avenida, me mantuvieron una buena temporada pendiente de esta organización.    Interés que se desvaneció, cuando supe que la entrevista se había llevado a efecto exclusivamente para tratar asuntos propios,  y que le resbalaba el tema de Gardel.    ¡No iba él a comprometer sus expectativas de negocio, haciendo un pedido para el Cantor!.     De ahí las líneas punzantes del texto que escribí a pedido suyo en el nº 2 de la revista.

     Sería por finales de 2002 que una tarde la Sra. Isabel y yo, asistimos a cierta reunión a la que por la mañana habíamos sido invitados, para tratar de ciertos asuntos Gardelianos.     Ante nuestra sorpresa, la reunión estaba dirigida por el último guitarrista incorporado a la peña, el cual era un folclorista nato, sabiendo de Gardel lo mismo que un servidor de cirugía, y por supuesto, tan intransigente en incorporar un solo tango nuevo para estrenar en la peña, como en dedicar un solo minuto a que los socios ensayasen.     Todo ello aderezado con un complejo de superioridad que le hacía ser patético, cuando afirmaba que los guitarristas de Gardel no eran gran cosa, y que éste a veces se iba de compás.

     Haciendo un inciso, les relataré una anécdota ocurrida con el mismo, al hilo de lo recientemente manifestado.

    Estábamos en una reunión con otra persona al que a partir de ahora me referiré como "el artista", cuando para dar la nota de lo que sabía del instrumento, aludió al asunto de los guitarristas, a lo que repuse, -¡ché mira, puede que hasta tengas razón, pero por favor, cuando encuentres a otros mejores, más técnicos y evolucionados, me los presentas para que yo también los pueda disfrutar!-;  un tanto noqueado por mi desaire, al poco y como si de una grabación predeterminada se tratase, para reponer un poco su amor propio malherido, volvió a la carga con la perdida de compas de Gardel, y para impresionarnos más, mientras el Zorzal sonaba en el radio cassette, este individuo comenzó a medir haciendo cruces con su mano diestra, de abajo a arriba y de un lado al otro, exclamando en algún momento puntual, ¡ahí!, ahora sí... ¡no!, esperad, esperad, ahora más adelante... 

     Me levanté de la silla diciéndole, -¡ché si cuando lo encuentres te cayó la mano, llámame e igual te ayudo a buscarla!-  y salí de allí reventado de indignación y muerto de vergüenza ajena.

     Bueno volviendo a la reunión, éste sujeto propuso a una concurrencia bastante numerosa (entre la que se encontraba un grupo de unos diez o doce argentinos), la formación de una Asociación de Gardel, para recaudar fondos para erigir un busto al mismo en la ciudad, para cuya realización ya tenía al escultor ideal (el que le regalé los 50 CD's de Altaya y luego me cobró 17;  ¡sí!, "el artista"), que por cierto, jamás logró ni en pintura ni en barro, realizar con un mínimo de aproximación en parecido, ninguno de las docenas de intentos que en el curso de los años abordó y que aquella tarde merodeaba por allí.

     La cuestión es que tras matizar lo difícil que era el trámite de la creación de una asociación, pero que él lo tenía eso superado ya, por tener en su poder gran parte del mismo, realizado para una destinada a otros fines que había ido al traste, cuando lo hubo explicado todo, en medio de metedura de pata tras metedura de pata, cuando improvisando, hacían alguna inevitable alusión a Gardel, se postuló como persona idónea para presidente de la misma y el pollito allí se armó, pues se le echó en cara el pastelazo que había montado imponiendo al artista, en lugar de como hubiese sido lógico, convocar un concurso de artistas para que estos expusiesen libremente sus bocetos.      El caso es que aquello acabó como el rosario de la aurora;  los argentinos comenzaron a desfilar tras realizar tan severas como fundadas críticas, "mommi" Isabel y yo no atendimos la petición de firmar cierto documento que se nos puso sobre la mesa, no obstante, el individuo que había pensado en todo, arropado por un grupito de amigotes que para la ocasión se había traído y que nadie del ambiente tanguero local conocía, marchó de allí tan ufano, con su carpeta bajo el brazo, y aparentemente convencido de ser el presidente de una asociación de la que nunca jamás se volvió a saber nada.

     Hasta que punto no sería dañina esta yunta de nuevo guitarrista y artista, que por estas mismas fechas y en una determinada maniobra no muy ética, consiguieron que Pascual Campillo, tras más de cuarenta años ininterrumpidos de guitarrista en la peña, abandonase aborrecido para siempre la asistencia a la misma.     Está claro que si en un test psicológico tuviese uno que definir a este individuo con un color, indudablemente sería el pardo el primero que te vendría a la mente.  

     Este artista que al igual que el personaje central de la "Milonga del 900", es del partido de todos y con todos se la entiende;  y que durante décadas tuvimos en casa como alguien mucho más allá inclusive que algunos familiares, ya dio muestras en el pasado de enormes contradicciones, pues mientras en apariencia actuaba invariablemente como un  ¡yo no he sido!, al día siguiente era capaz de auto montarse un homenaje en una cafetería de la explanada, invitando a participar en el mismo a todas sus variopintas amistades, para alimentar así su monumental e insaciable ego, no siéndole tampoco demasiado doliente que por unas razones u otras, con las que nunca se solidarizaba, fuesen paulatinamente abandonando la Peña otros socios que pudiesen poner en riesgo, su incuestionable condición de ''inadvertida'' ¡máxima vedette de la misma!.

     La definitiva puesta a salvo por mi parte de la influencia del artista, lejos de lo que pueda parecer, no vino dada, ni mucho menos, por el asunto de los CD's, sino por un acontecimiento acaecido unas fechas antes a este, consistente en (por primera y última vez), afirmar aquel, que Gardel era homosexual (ya pueden imaginar por qué), relatándolo de un modo tan soez como inmoral y prospectivo, que me llevó días de análisis llegar a descifrar;  y que por supuesto, me dio la clave de que su mente, confundida y atormentada probablemente por un descontrol de la testosterona, había gravitado hacia terrenos oscuros, altamente inconvenientes y totalmente intolerables, al igual que décadas atrás lo hiciese con Antonio Calvo Álvarez, un muchacho bien parecido, que frecuentaba prácticamente desde sus inicios la Peña y que por cierto cantaba bastante bien;  hasta el extremo de que el propio Carlos Acuña se resintió notablemente de ambos hechos, cosa que se agravó irreparablemente en el aciago momento en que el ingenuo mocetón, gentil e inconscientemente, cometió el "imperdonable error" de obsequiarle un ramo de flores a "La Pirula", tal cual familiar y chistosamente, llamaba el cantor profesional a su esposa.




Antonio Calvo Álvarez, quién agobiado e indignado por las declaraciones afectuosas de "el artista", suspendió para siempre sus asistencias a la Peña.


     Sería sobre Septiembre de 2005, cuando regresó de atender unos asuntos en Argentina Dn. Cesáreo Rodríguez Ces (el ying y el yang), un gallego que había hecho durante más de 50 años su vida en Tandil y donde era muy popular por haber practicado en su juventud el atletismo de forma profesional  con cierto éxito y posteriormente haber regentado durante años el bar más antiguo de la ciudad, quién no desaprovechó su estancia allí, para participarles a todas sus amistades la existencia de mi persona y sus inquietudes con respecto a Gardel y a la vía pública en Alicante, con los cuales me hizo ponerme en contacto por Internet, llegando a ofrecer estos, inclusive el molde con el cual habían realizado allá, un busto del Zorzal que exhibían dentro de las dependencias de la Universidad de dicha localidad, el cual obviamente rechacé, por estar muy lejos y no ser precisamente ese el objetivo marcado, huyendo siempre de alternativas que requiriesen y precisasen la recaudación y manejo de dinero público.



El taijitu: el símbolo más tradicional de describir las dos fuerzas fundamentales opuestas y complementarias, que se encuentran en todas las cosas y a las cuales Dn. Cesáreo no era ajeno.



      Pues sí, esta iniciativa de Dn. Cesáreo, fue la que tras comprobar en ámbitos oficiales que la pretendida "Asociación de Gardel en Alicante" brillaba ya por su ausencia, vigorizó firmemente la posibilidad de gestionar el viejo proyecto de la Avenida Carlos Gardel en la ciudad, el cual pusimos en marcha definitivamente, tras consultas en la concejalía de cultura del Excmo. Ayuntamiento, donde fuimos inmejorablemente atendidos por el asesor del concejal, quién informándonos de todas las pautas a seguir en el proceso, nos indicó de que con la obtención de 200 o 300 firmas, el asunto ya atraería con certeza, la atención de las instancias superiores.

     Pasmado quedó aquel hombre, cuando ocho días después aparecimos por allí nuevamente, portando nada menos que 1000 firmas, en busca de nuevas coordenadas para continuar eficazmente con el proyecto y que a continuación, de modo documental paso a mostrarles.

Portada de la solicitud formal.

Primera hoja tras la portada.

Índice de la solicitud.


Carta de solicitud con su debido sello de entrada.



Una parte del equipo ejecutivo de la solicitud, en la puerta del Excmo. Ayuntamiento, momentos antes de formalizar esta.    Precisamente los tres firmantes del documento anterior, por el mismo orden que en este.



Momento de la presentación ante el registro municipal.



     Como se puede comprobar, esa lejana mañana del 17 de Noviembre de 2005, fue bastante ajetreada, pues siguiendo al pie de la letra las recomendaciones del asesor del concejal de cultura, presentamos tres solicitudes distintas, en sendos departamentos institucionales diferentes, a fin de ayudar a coordinar esfuerzos tendentes al éxito final del proyecto.

    ¡Cuan ingenuos éramos!.











     Para no ser reiterativos, omitimos el apartado de antecedentes, cuyo contenido ya está exhibido en el capítulo anterior (13º) de los corrientes.



















     Para documentar debidamente en que basábamos nuestra argumentación, incluimos en la solicitud junto a las pruebas documentales, la correspondiente bibliografía de apoyo.

     Incluyendo luego como anexo I, unas cuantas búsquedas en el incipiente google, sobre distintos artistas muy populares y de más reciente desaparición física que nuestro formulado, para demostrar el incuestionable índice de popularidad vigente del Zorzal.







Aquí el nº 1 correspondiente a Gardel.


Sequidamente y como nº 2 el correspondiente a Lola Flores.


Como 3º se incluyó el de Alfredo Kraus.


Como 4º el de Antonio Machín.


Y como 5º y último, el de Dña. Concha Piquer.    Como se pudo apreciar, ganó Gardel por abrumadora goleada.












































     
     Como más arriba se anticipaba, el todo Tandil oficial, se volcó sin reservas con la causa, llegando su Intendente a proponerle a nuestro Alcalde, el hermanamiento de ambas ciudades, cosa que como posteriormente veremos, no tendría feliz término.

     Es de destacar fuera del contexto de la petición que estamos visionando, la de timbres que fueron pulsados en vano en demanda de adhesión a la causa,  y que por llamativas e insospechadas, más adelante, al final de esta, desvelaremos.









     Huyendo siempre de inflar innecesariamente el texto y considerando totalmente exagerado mostrar los cien folios donde se plasmaron las 1000 peticiones, exhibimos la primera y última hoja de estos.    Obsérvese que honoríficamente, la primera firma es la de "mommi" Isabel, quién por aquellas fechas,  y a consecuencia de una fractura ósea, ya se encontraba recluida en su casa, victima de una recaida depresiva, a la espera del triste final que le tenían reservado sus familiares en una residencia de ancianos oficial.     Esto me lo comentó una única vez, meses después, cuando se confirmó su tragedia, en una ocasión que a requerimiento mío  salió a colación, diciendo:   Vd. no sabe los vuelcos que me daba el corazón cada vez que sonaba el timbre pulsado por el cartero, siempre pensaba, ¡ay!, ahí llega la carta del asilo aprobando mi ingreso.     Con una clarividencia, sentido común y capacidad de perdón que ya quisiéramos para nosotros el 99,9%  de la humanidad, sólo duro allí siete escasos meses, eso sí, ¡escuchando a Gardel!.

     Las fechas desde que presentamos en el registro municipal la petición, transcurrían lentas, muy lentas, sin noticia alguna al respecto, y eso a que en medio de las misma celebramos la Navidad.     Hubo que armarse de muchísima paciencia para no incurrir en ningún tipo de gesto que hiciese nuestra propuesta en el Ayuntamiento antipática, y fuimos capaces de ellos hasta el 30 de Enero, fecha en la cual, recurriendo al recurso de entregar las cartas y un libro recibidos de Tandil, personalmente al Sr. Alcalde, presentamos una solicitud de entrevista que como se puede apreciar, se cruzó con la respuesta que estábamos ansiosamente esperando desde dicho organismo que precisamente se cursó justamente al día siguiente 31.














Dn. Luis Díaz Alperi, exalcalde de Alicante, que jamás se digno a recibirnos por estar ocupado atendiendo otros asuntos más importantes, de los cuales están plagadas las hemerotecas y la historia le agradecerá adecuadamente.



     Como se puede apreciar, la cosa no pintaba bien, pues el Sr. Alcalde sin darnos oportunidad alguna de ampliarle las miras, ni de realizarle nuevas aseveraciones, se nos quitaba de encima, remitiéndonos a un funcionario, al cual sin demora pedimos audiencia para la entrega de las cartas y libro citados, y a un departamento que obviamente dependía directísima y exclusivamente de su último veredicto.





     La corta entrevista que mantuvimos Dña. Sonia Alegría Polo, tampoco nos proporcionó mejores perspectivas, pues en el curso de la misma básicamente sólo se limitó a transmitir una impresión de lo difícil que era conseguir nuestro propósito, dado que ella había visto solicitudes con 300 y hasta 400 firmantes que no lo habían logrado;  lo que evidenció que ni se había leído el principio de la carta de solicitud de entrevista, cuanto ni menos el expediente, y a lo que repusimos que la nuestra aportaba de entrada 1000 y que sólo se habían obtenido en ocho días.

     También nos animó a politizar aún más el asunto, aconsejándonos que lo enfocásemos a través a alguna asociación de vecinos, lo cual nos pareció totalmente improcedente en base a que lo proponía una Sra. que ignoraba lo de las 1000 firmas, al tiempo que también (por no haberse leído el expediente), la aprobación por parte de la oposición, del mismo, tratándolo no solamente de exento de controversia, sino altamente procedente por merecido y argumentalmente justificado.   

     Y lo que nos dejó totalmente sorprendidos, ¡vamos!, casi patidifusos, fue su tan desconcertante como improcedente pregunta siguiente:  ¿porqué una avenida dedicada a Carlos Gardel y no a John Lennon, que también la merecía?.

     Apurado por la conciencia de que el tiempo era muy escaso y para evitar que nos sacase de contexto, lo cual era evidentemente su propósito, hábilmente le repuse que evidentemente, los méritos de Mr. Lennon eran muchos y sobrados para el efecto,  y que indudablemente esa petición algún día la recibirían bien propia o bien por mediación de otras personas, pero que nosotros, en atención a nuestros mayores y por convencimiento propio, en esos momentos, sólo queríamos reafirmarnos en la procedencia y justicia de la realizada.

     Lo que ignoraba dicha dama y quienes me conocen de muchos años atrás saben de antemano, es que a beatlemano, lennoniano y melómano en general me ganan pocos, pero como digo arriba, ni era el momento ni estaba dispuesto a que me descentrasen del motivo por el cual estaba allí y que por razones de peso artístico, histórico e idiomático en común, estaban tan justificadas y más que cualquier otra que se pudiese suscitar.

     Desde aquí, ahora que no hay premura de tiempo, es mi deseo mostrándole algunas portadas de piezas relativas al tema que suscitó, de paso que le demuestro cuanto podría haberle argumentado al respecto, de haber sido otra su actitud y no tan limitado el plazo estimado de atención, ni las malas vibraciones circundantes.






 
Las portadas de sus muy celebrados libros de 1964 y 1965, hoy materia de estudio de los filólogos ingleses.


Portada y contraportada de un single US que en 1967 acompañaba a la película filmada en Almería, pera crear ambiente previo en la sala, a la proyección del mismo.

                  
Single US que relataba las vicisitudes de la 1ª visita del grupo en 1964.     Single UK de intento de aproximación a su hijo, que importunó bastante la cotidianidad del grupo en 1965/66.



Portada y contraportada de un LP benéfico de 1969 en UK, en el que durante años se mantuvo una versión inédita de "Across The Universe".



Portada y contraportada del LP documental sobre la 1ª gira americana de 1964, editado por reportero norteamericano Ed Rudy, quién les acompañó en el curso total de la misma.






Portada y contraportada de un LP US de 1970, recopilatorio de los siete flexidiscos navideños editados exclusivamente para el club oficial de fans inglés; su homónimo inglés del mismo año se titulo, "From Them To You". 





Portada y contraportada de un convenientemente publicitado álbum de 1985 (conteniendo material inédito), que finalmente no fue editado "oficialmente", por estimarse que el contenido del mismo, debiera ser preservado para un proyecto superior, como entre 1995 y 1996 se concretó en el triple volumen doble del celebérrimo oficial "Anthology".






 


 


Seis ejemplares diversos que ilustran diferentes épocas y circunstancias.




La insuperable y nunca adecuadamente ensalzada (ni por contenido ni por calidad auditiva y documental) recopilación de las actuaciones en la BBC, editada en 1993 por el sello italiano Great Dane.


     El departamento al que aludía en su respuesta el Sr. Alcalde, resultó ser la Concejalía de Estadística,  a la cual en su día, ya habíamos remitido carta por si con ello conseguíamos agilizar los trámites, y que estaba en manos de la oposición.    Allí durante años giramos incontables visitas muy espaciadas en el tiempo para no pecar de pesados y siempre fuimos atendidos, cortés y amablemente  por Dn. Antonio Arcos Ferrándiz y allí fuimos siendo testigos, de los cambios que se fueron produciendo en la casa consistorial, entre el que en su momento destacó la sustitución en la alcaldía del Sr. Alperi, por Dña. Sonia Castedo Ramos, cosa que por su significado continuista recibimos con cierto esperanzado excepticismo.

     Y un día de finales de Octubre de 2009, en una de tantas y tan pacientes como perseverantes visitas, ¡ocurrió!.     Se me comunicó extraoficialmente, que nuestras viejas aspiraciones habían llegado a buen término y que ello sería viable tras manifestar por escrito nuestra aceptación al resultado.

     Salí de allí dando votes de alegría y sin dar crédito a lo que acababa de ocurrir, pero esta duró lo que tardé en llegar a casa y visionar en Internet la ubicación que se nos ofrecía para la misma, que por lo extra radial y carente de vida, se nos antojó hasta ofensiva;  y así, lo manifestamos justo al día siguiente, educada, rápida y firmemente, exponiendo nuestro punto de vista sobre lo planteado, a través del escrito que exponemos abajo, seguido a los planos.


Plano de la (en azul) pretendida ubicación de la calle Carlos Gardel, a través del cual se nos participaba la conclusión a la que habían llegado nuestras autoridades con respecto a nuestra solicitud.


Imagen de la misma zona extraída de google earth.    Marcada con dos rayas verdes, en el centro, se subraya la "calle" ofrecida, que como se puede apreciar, no son más que dos laterales de dos bloques de edificios, sitos en el interior de una urbanización, sin accesos a viviendas; y a continuación, el campo, el final de la ciudad, la nada.    Por tanto, la raya azul del plano que me mostraron para dame la noticia, sólo era banal ilusión, sutil burla a una demanda realizada desde el corazón de mucha gente.    Ciertamente nos quedamos con ganas de decirles a quien podían concederle el honor;  y que conste que en absoluto nada tenía que ver con el barrio propuesto, al que como alicantinos sinceramente apreciamos.


     Cuando uno planta los pies en el lugar que nos ofrecieron, mira hacia el cielo y piensa en Gardel, verdaderamente es irreprimible el deseo de, ¡tierra, trágame!.  
      
     ¡¡¡Que vergüenza!!!, eso no se le ofrece (con perdón para el más fiel de los compañeros), ni a una mascota.




Fue tanta la indignación, decepción y premura con que quisimos intentar remediar el despropósito que se nos planteaba, que inclusive omitimos poner el nombre de la alcaldesa y fechar la carta presentada al respecto, a través del registro.




Dña. Sonia Castedo Ramos, quien tan ocupada como su antecesor  en otros asuntos de mayor calado, tampoco nos concedió nunca, pese a solicitárselo, oportunidad alguna de ampliarle los horizontes sobre la importancia del asunto.     Que la memoria Gardeliana y la historia, si pueden, la disculpen.


     Nuestra solicitud de ampliación argumental verbal y reconsideración del acuerdo adoptado, no surtieron el mínimo efecto, así el 4 de Noviembre, recibimos carta notificando la apertura del expediente, confirmatoria de las peores expectativas.






     Ante tanta intransigencia y falta de voluntad, y como se puede comprobar por el sello del registro de entrada, sin perder una sola fecha, nos vimos abocados a desestimar con todo el dolor de nuestro corazón, dicha propuesta, en los términos que se pueden leer en el documento siguiente:







     En el curso de los años siguientes, regresado a la Argentina definitivamente ya Dn. Cesáreo, continué visitando con algo más de espaciamiento en el tiempo, pero con la misma determinación, a Dn. Antonio Arcos, quién poco a poco se fue tornando menos asequible y receptivo a mis requerimientos y un tanto obsesivo con sus repetitivas argumentaciones, las cuales casi siempre aludían  como ejemplo de dificultad para el fin ansiado, a lo concesión aún pendiente de una calle a Dn. Pantaleón Boné del que me había hablado hasta la saciedad, hasta el extremo de parecer que era culpa nuestra dicha traba.

     La última vez que lo visité, no pude aguantar más su insistencia en lo de aquel militar, y mucho menos su inadmisible argumentación de que ya estuvo en nuestra mano lo de la calle y la rechazamos,  no quedándome otro remedio ante tan tendenciosa como incierta manifestación, que un tanto desairadamente, afearle su cansino reiterativismo al tiempo de recomendarle a que de una vez por todas le pusiesen la calle a aquel Sr. y no me lo nombrase nunca más, aseverándole, que por cierto, podía hacerlo con aquella que según él, habíamos rechazado.    

     Ya no volví por allí.

     Y así, hasta nuestros días. 
   
     Han habido nuevos y bastante significativos cambios en el consistorio, pero por lo recientes, estoy haciendo un poco de tiempo a que se asienten para visitarles y abordar el tema con ellos.     Y aunque sé que los problemas volverán a aparecer, pues se trata de un tripartito, pronto lo haré.




¡Verás que todo es mentira!...

     Llegados a Julio de 2017 y ya pasadas las fiestas de hogueras de San Juan; con otra materia también relativa al tema, y que por su confidencialidad no es conveniente relatar en este momento, solicité a través del e-mail que se me sugirió, una entrevista con el Sr. Alcalde, de no más de diez minutos, en el curso de la cual y si la misma marchaba por cauces distendidos, pensaba aprovechar la ocasión para preguntar por el asunto Avenida, pero para mi sorpresa y consternación, dicho Sr. al igual que sus inmediatos predecesores en el cargo, tampoco se dignó a querer conocer el contenido de lo que le deseaba proponer, no respondiendo jamás a mí solicitud.



El Excmo. Sr. Dn. Gabriel Echávarri Fernández, Alcalde de Alicante que a pesar de pertenecer a otra facción política (teóricamente más social), tampoco se digno a concederme una entrevista de no más de diez mínutos que le solicité.    Resaltable, que en su día, su grupo político en la oposición, tal como queda demostrado fehacientemente  en la documentación,  se adhirió entusiasmadamente a nuestra solicitud.



     Bien poco después, por los medios de comunicación locales, me enteré que también al igual que aquellos, se hallaba enfrascado en demandas judiciales visibles en las hemerotecas de los mismos, lo cual, "de algún modo", podría justificar su apatía a tratar asuntos de cultural inquietud ciudadana.    Es una verdadera lástima comprobar que desgraciadamente, y elijas la opción política que elijas, los derroteros de sus fines sean tan semejantes.    Pareciese que fuese una maldición del signo de los tiempos a la que inaplazablemente has de asistir cual invitado de piedra; y por supuesto, con mucho cuidado de no emitir una palabra más alta que otra.


Re: Solicitud entrevista.


  •  
  • jul 6 a las 7:24 PM
Para
·         Montoya Fernández, Carolina

Cuerpo del mensaje

Estimada Sra./Sta. Montoya:


                                              Ante todo, darles mis más expresivas gracias por su rápida respuesta, al tiempo que felicitarles muy sinceramente por la recepción diaria de tantas peticiones similares a la mía recibidas en esa alcaldía, lo que denota una gran capacidad imaginativa y creativa, así como una gran inquietud participativa en la población de esta ciudad, de la cual me congratulo sobremanera.

                                              Formulado esto, creo indispensable puntualizar, que hay asuntos en esta vida que por su condición de excepcionales, deseables y muy difíciles de obtener (siquiera la información de su ocasional disponibilidad), que requieren de cierta confidencialidad para ser tratados y el que nos ocupa posee todos esos ingredientes y ¡muchos más!;  y que conste que como se comprobará sobradamente en esos diez minutos solicitados, esto no es ni un farol, ni una absurda estratagema comercial para captar la atención del Sr. Echávarri,  a quien por otro lado, ha podido uno ver estos días de fiestas locales recién pasadas, con bastante facilidad, sin sentir una imperiosa necesidad de abordarlo para hacerle perder el tiempo.

                                             A propósito de ello deseo agregar, que, para un servidor, el tiempo es un bien escaso y fugaz de gran valor, que aprecia sobremanera;  y que por un alto sentido del respeto hacia los demás, he procurado en el curso de mis 66 años no hacérselo perder a nadie, aborreciendo la sola idea de malgastarlo yo.

                                             Dicho esto y para que el Sr. Alcalde no vaya a una cita (a la que por otro lado, obviamente no le comprometería a nada), totalmente en ascuas, puedo anticiparles que el objetivo final  si se estimase interesante y conveniente, sería el de dotar a la ciudad de un museo de talla internacional, de los que (en comparación con muchas otras de la península), tan escasa se halla, y que el contenido del mismo, reúna al menos las condiciones cualitativas descritas al inicio del presente, a las que habría de agregarse las de único y exclusivo.

                                             Si con lo expresado, aún siguiese pareciéndoles excesivo el riesgo para invertir en mi persona el poco tiempo solicitado, sencillamente ¡olviden el asunto!, que yo por mi parte, podré hacer lo propio sin gran sorpresa ni dolor de corazón.

                                             Sin otro particular por el presente, aprovecho encantado la ocasión para saludarles.   

   


                                                                                                                     Atte,
                                                                                                                                 José Manuel Ródenas.





De: "Montoya Fernández, Carolina" <carolina.montoya@alicante-ayto.es>
Para: cgardel1@yahoo.es
Enviado: Jueves 6 de julio de 2017 12:12
Asunto: Re: Solicitud entrevista.


Buenos días José Manuel, me pongo en contacto con usted con motivo de la solicitud de entrevista con el  alcalde de Alicante, Gabriel Echávarri.
Debe entender que recibimos un gran número de peticiones como la suya día a día, por lo que necesitamos que nos facilite más  información sobre dicha reunión.
De esta manera, podremos proceder de la manera correcta desde el gabinete de alcaldía.
Por otra parte, le agradecería que nos facilitara un número de teléfono.
Reciba un cordial saludo y quedo a la espera de su respuesta.




Carolina Montoya Fernández
Excmo. Ayuntamiento de Alicante
Gabinete de Alcaldía
Tfno: 965.148.127 -   ext: 48127
móvil: 679.306.382  -  ext:8480





De: "José Manuel Ródenas" <cgardel1@yahoo.es>
Para: alcaldia@alicante.es
Enviados: Miércoles, 5 de Julio 2017 10:02:18
Asunto: Solicitud entrevista. 

Muy Sres. mios:
Por el presente, solicito una breve entrevista personal de no más de diez minutos con el Sr. Alcalde al objeto de exponerle a grandes rasgos un asunto de bastante calado y que de entrada, desde mi modesto punto de vista, puede ser muy interesante para nuestra ciudad. 

Deseo aclarar que dicha entrevista, necesariamente debe ser con él, que a la postre es quién tiene capacidad de decisión, dado que tiempo habrá si lo estima interesante y oportuno, de derivarlo para su desarrollo a un colaborador o asesor. 

Sin otro particular, quedo a la espera de su respuesta al tiempo que aprovecho gustoso la oportunidad para saludarles. 

Atte, 

José Manuel Ródenas Valero. 



     Resistiéndome a aceptar la amargura de la evidencia, entre mediados de Septiembre y Noviembre de 2017, hice varios intentos de mediación en el asunto, acerca de otro partido de los de nuevo cuño, escorado teóricamente algo más a la izquierda del de el Sr. Alcalde ("Podem Alacant"), tratando de entrevistarme con el responsable del Área de Cultura y Fiestas Populares del mismo, Dn. Antonio Sánchez Pérez; pero el interés de éste, también brilló por su ausencia, no realizando tampoco en ninguna de las tres ocasiones espaciadas en el tiempo en que se le solicitó, la (por otros compañeros de partido asegurada que se produciría) llamada de contacto requerida para intentar informarle sobre el estado del tema.

    Es obvio que para estos "empáticos, muy cultos y aún más comunales ediles", a los que ni siquiera les preocupa el hecho de cubrir mínimamente las apariencias en un sentido de atender una petición de entrevista de un conciudadano (a unas personas con un nimio sentido equitativo de la ética y responsabilidad que supone aspirar a ser una autoridad pública, jamás les fallaría tan ostensiblemente la vocación de servicio), la memoria y sentimientos de sus mayores, (por amortizados), carece de valor alguno, ajustando sus acciones a rajatabla y sin la menor concesión a la sensibilidad o emotividad, sólo a aquello que les ha de proporcionar una rentabilidad material inmediata en forma de voto en el mejor de los casos, bajo la asumida convicción de aquello tan conocido de que... agua pasada no mueve molino.    

    ¡Bueno!... habrá que reconocérseles, que al menos, displicentes, fríos y distantes ¡sí lo son!.
                                                                                                                           

     Verdaderamente, es frustrante recibir tanto desprecio e ignorancia por parte de personas a las que con su voto e impuestos pone y sostiene uno ahí.    Dan ganas de olvidarse de todo y hacerse asceta...   pero luego, te vienen a la mente las limpias miradas de los honestos antepasados (Gardelianos hasta la médula), y te vuelven a reverdecer los deseos de honrarlos, obteniendo para su memoria una mención perdurable en el tiempo de aquel ídolo al que tan justa y fervientemente amaron con todo su corazón.

     En definitiva, por lo que a mí respecta, lo seguiré intentando con otras futuras gentes, que ojalá sean más ecuánimes y proclives a la causa, mientras me queden fuerzas.    El Hombre y la ciudad lo merecen

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                 ¡Sea por ellos!.
 






OTRAS ANÉCDOTAS


          Al principio del relato con respecto a Dn Cesáreo, hacía alusión al ying y al yang.     Esto obedecía a que a veces padecía impulsos inconvenientes que no podía controlar y que encima luego te los contaba en sentido positivo.     Así varios de ellos eran relativos a ciertas tenidas que en absoluto rehuía (sino más bien fomentaba), en la casa de Galicia en Alicante, de la que era colaborador en la cocina, con la madre de la que luego sería la Alcaldesa.


     En otra ocasión, con motivo de la celebración del día de Galicia en la ciudad, senilmente, estaba ¡orgullosísimo! de haberle negado un par de sombreros de propaganda a dicha Sra. de los que estaba al cuidado, porque según él, se los había demandado con cierto autoritarismo.  
  
     Nunca sabré a ciencia cierta, cuanto dañó operó aquel asunto a nuestra gestión, pero de lo que estoy seguro, es que no fue para nada beneficioso, hasta el extremo, de que de haberme enterado antes del concurso del mismo (con todo el cariño, respeto y agradecimiento que le profesaba), ¡jamás hubiese consentido!, que figurase como firmante en el escrito de solicitud.

     Otra cosa que tampoco fue nada beneficiosa y que realizó a mis espaldas y...  ¡por supuesto!, totalmente en contra de mi aprobación (pues tuvo el detalle de proponérmelo con anterioridad), fue la mediación ante el Ayuntamiento de un individuo que conoció en la Casa de las Américas y que le aseguró que tenía un poder de convicción extraordinario en base a su capacidad aglutinadora de fuerza (tan ficticia como ineficaz) con respecto a la concentración de todas las casas homónimas del citado ente de la península.     La realidad si es que aquel "as de cartón" hizo alguna gestión, fue la que ya conocemos y por supuesto mucho más, tratándose que supe después, de que se trataba de un componente exiliado perteneciente a uno de aquellos partidos, acompañado de una rimbombante tarjeta personal,  confeccionada en una imprenta) de los que tanto abundan por allá y cuyos nombres resultan tan difíciles de recordar, como sus planteamientos y métodos.      ¡Bueno!, tan remoto e inexistente, como aquello de las prometidas "ínsulas" de Dn. Alonso de Quijano al tan confuso como anhelante Sancho.





...CUANDO ESTÉN SECAS LAS PILAS DE TODOS LOS TIMBRES QUE VOS APRETÁS...



   No todo fueron flores cuando se recabaron adhesiones a la causa, ¡no!, y lamentablemente, fallaron las más insospechadas, aquellas que por compromiso moral y rigor histórico, debieron acudir como la misma sangre lo hace cuando se recibe una herida.     Mas no fue así y así debo manifestarlo, para que sepan los Gardelianos de pro lo que en un momento determinado pueden esperar de las personas que les representan en el exterior.     Realmente para todo el grupo que promovimos el asunto, la decepción fue mayúscula, siéndolo bastante menos para los de nacionalidad argentina que confesaron que no era demasiado extraño aquel tipo de comportamiento en esa clase social de sus compatriotas.

    El caso es que como más vale una imagen que mil palabras, a continuación voy a mostrarles las solicitudes en ese sentido cursadas en su día a la Embajada de Argentina en Madrid, al Consulado de Argentina en Barcelona y por último a la Academia Porteña del Lunfardo, por este orden, así como los apuntes realizados a posteriori sobre el resultado de la gestión de los mismos.


Avenida Carlos Gardel en Alicante.
viernes, 14 de octubre, 2005 08:40
Principio del formulario
Final del formulario
De: 
"Josÿffffffffffffffffe9 Manuel Alicante" <cgardel1@yahoo.es>
Para: 
cultura@consuladoargentinobarcelona.com
Muy Sres. mios:
               
                El pasado día 4 del presente. contacté
telefónicamente con ese departamento en demanda de su
voluntaria adhesión a la causa de referencia,
indicándoseme que el Sr. Cónsul en compañia del Sr.
Embajador estaban en Palma de Mallorca, pero que el
viernes (por el día 7), me darían cita para una
posible entrevista para los dias 18 o 19, fechas en
las que el Sr. Cónsul tiene prevista una visita a
Alicante.
                Dado que ésto no se ha producido y que
mis nuevos intentos telefónicos no han tenido éxito,
les curso el presente, por si ésta vía es más efectiva
y rápida, ya que las fechas se nos echan encima.  Yo
intuyo que con la cumbre Ibero-americana que se está
celebrando éstos días en Salamanca, dichos Sres.
estarán más que ocupados, pero mantengo la esperanza
de que el asunto de referencia sea del beneplácito de
ambos y la entrevista deseada pueda llevarse a efecto.
Quedamos a la espera de sus siempre gratas nocitias.

                                  Atte,

                                   J. M. Ródenas.

PD. Les adjunto borrador de la carta que en fechas
breves, cuando hayan llegado a nuestro poder todas la
adhesiones solicitadas, enviaremos a nuestro Excmo.
Sr. Alcalde Dn. Luis Díaz Alperi, para que conozcan
con mayor profundidad el espíritu y fondo de nuestra
intención.

AL EXCMO. SR. ALCALDE DE LA CIUDAD DE ALICANTE.





Avenida Carlos Gardel en Alicante.
miércoles, 19 de octubre, 2005 02:47
De:
Para:
info-cult@consuladoargentinobarcelona.com
A la atención de la Sta./Sra. Florencia.

Estimada Sta./Sra.:
                   De acuerdo con la conversación
telefónica mantenida con usted esta mañana, le adjunto
copia del correo que les cursé la pasada semana, en el
cual también iba incluida la carta que tenemos
preparada para nuestro Sr. Alcalde.
                   Sin otro particular por el
presente, reciba el testimonio de mi consideración.

                             Atte,

                                   J. M. Ródenas.

Estimados Sres.:
               
                          El pasado día 4 del
presente. contacté telefónicamente con ese
departamento en demanda de su voluntaria adhesión a la
causa de referencia, indicándoseme que el Sr. Cónsul
en compañía del Sr. Embajador estaban en Palma de
Mallorca, pero que el viernes (por el día 7), me
darían cita para una posible entrevista para los días
18 o 19, fechas en las que el Sr. Cónsul tiene
prevista una visita a Alicante.
                Dado que esto no se ha producido y que
mis nuevos intentos telefónicos no han tenido éxito,
les curso el presente, por si ésta vía es más efectiva
y rápida, ya que las fechas se nos echan encima.  Yo
intuyo que con la cumbre Iberoamericana que se está
celebrando éstos días en Salamanca, dichos Sres.
estarán más que ocupados, pero mantengo la esperanza
de que el asunto de referencia sea del beneplácito de
ambos y la entrevista deseada pueda llevarse a efecto.

                                  Atte,

                                   J. M. Ródenas.

PD. Les adjunto borrador de la carta que en fechas
breves, cuando hayan llegado a nuestro poder todas la
adhesiones solicitadas, enviaremos a nuestro Excmo.
Sr. Alcalde Dn. Luis Díaz Alperi, para que conozcan
con mayor profundidad el espíritu y fondo de nuestra
intención.


RESULTADO



Fuimos citados para el día 20 acudiendo Cesáreo y yo.  Se nos había comunicado que seriamos atendidos por el Sr. Ministro Dn. Carlos Ainza, el cual resultó ser un funcionario de medio pelo al que le resbaló el asunto, en base a que no había sido iniciativa de (ni se sabe por lo inexistentes según Cesáreo) “Entes argentinos en Alicante”, de los cuales, solo acertó a darnos a través de un ayudante, un número de teléfono móvil para contactar.    Por cierto, intentó apropiarse de la Peña Los Amigos del Tango, obviamente sin éxito porque soy miembro desde hace muchos años de la misma.    Nos llamó la atención su complejo de superioridad, cuando razonamos cómo nos había atendido en casa ajena, ya que despacha en un local cedido amablemente por nuestra Universidad, sito en el palacete de la antigua Escuela de Comercio.    Pensamos que si las dependencias hubiesen sido propias, igual nos había escupido a la cara.   Todo un personaje el “Ministro”.  Nos mareó la perdiz, invitándonos a volver a mandar una carta al Sr. Vice-Cónsul, lo cual no haremos ni en estado de embriaguez.   Ellos no nos hacen falta alguna para dirigirnos libremente a nuestras autoridades.    Que se metan su apoyo donde les quepa.


Avenida Carlos Gardel en Alicante.
lunes, 17 de octubre, 2005 23:01
Principio del formulario
Final del formulario
De: 
"Josÿffffffffffffffffe9 Manuel Alicante" <cgardel1@yahoo.es>
Para: 
oliverieditor@hotmail.com
A la atención de Dn. José Gobello.

Estimado Sr.:
                      Tal como acabamos de hablar
telefónicamente, le adjunto las cartas dirigidas en su
día a Dn Roberto Selles, así cómo la que tenemos
preparada para presentar en nuestro Ayuntamiento.
Esperamos su adhesión.

                                                     
  Un fuerte abrazo.

                                                     
                                     J. M. Ródenas,

A la atención de Dn.Roberto Selles
<
robertoselles@sinectis.com.ar>

   
Estimado amigo:
               El motivo de la presente, tal como reza
el título, es intentar ponerle el nombre a una nueva
Avenida en Alicante al morocho.
               A tal fín, ya hemos recogido 1.000
firmas y contamos con la adhesión del Rector de la
Universidad de la ciudad de Tandil y con la de su
Intendente.  También
estamos intentando la del Sr. Embajador de la
República en España.
               Si ves alguna posibilidad de que la
Academía del Lunfardo y la del tango nos envie una
carta en ese sentido, ni lo dudes, te lo agradeceremos
profundamente.
               El nombre del Exmo. Sr. Alcalde de
Alicante es Dn. Luis Díaz Alperi.  Eso por si vuestro
deseo es dirigiros directamente al Ayuntamiento.   Y
si pensais que es mejor adherirla a nuestra solicitud,
me la puedes enviar a mi domicilio.

       José Manuel Ródenas Valero.
     
      Alicante  -  España.

               Sin otro particular por el presente,
aprovecho la ocasión para enviarte un gran abrazo que
deseo hagas extensivo A Dn. José Gobello y su
encantadora esposa Marta.  Recuerdos para el buenazo
de Marcos.

                          ¡Salute!.

                           J. M. Ródenas. 

P:D. Adjunto carta que dirigiremos al Excmo.
Ayuntamiento.






RESULTADO




Tampoco de acá llegó nunca la carta prometida por Dn, José Gobello, E.P.D.




     Obviamente, a ninguno de ellos le movilizó en absoluto sentimiento alguno de fraternidad ni responsabilidad patriótica con respecto a la historia, a sus conciudadanos ni a Gardel;  y mucho menos a los estúpidos de nosotros que les solicitamos como fervorosos e ingenuos creyentes, que ellos podían aportar cierto grado de oficialidad y superior formalidad, a nuestra justa iniciativa.




Si por ventura, algún día adquieren gnosis de lo que le negaron a la ciudad, ¡¿podrán seguir durmiendo en paz?!.      Foto del film "Cuesta Abajo" interpretando el tema homónimo.



     Y esto fue todo.    Ya tenéis los firmantes supervivientes la explicación que tantas y tantas veces, ilusionados y anhelantes demandasteis.

     En cuanto a los demás, cada palo que aguante su vela;   ¡y cada fulano!...  su propia conciencia.



                                                                                                                                                                                                                                                                                                             ¡Salute!.






No hay comentarios:

Publicar un comentario