lunes, 1 de agosto de 2016

12. BANDADA DE RECUERDOS DE UN TIEMPO QUERIDO, LEJANO Y FLORIDO QUE NO OLVIDARÉ.

            

                  Tal cual refería en la presentación del presente blog (01), mi Gardelianismo arranca desde la misma cuna.    Permítanme que haciéndoles un modesto y humilde homenaje, les presente a algunos de los que lo infundieron, compartieron, alimentaron, potenciaron y en determinados momentos revitalizaron.    Por ello, todos, absolutamente todos, merecen mi más profundo y sincero agradecimiento, que quiero expresar públicamente aquí, para siempre.






ÁLBUM DE FOTOS



Dn. Francisco Jerez Ferrándiz (El tito Paco) (1917-2004), en 1937




               Sin lugar a dudas la persona que más influyó, sin pretenderlo, en mi más tierna infancia, en mi evidente Gardelianismo.



El tito Paco en 1946




             

Alrededor de 1985





        Indudablemente, éste hombre curtido por el destino (tuvo que hacer tres años de mili con la república y cuatro después con el franquismo, con la guerra de por medio), fue uno de aquellos que tal cual dice el verso, lloró una sola vez en la vida, y esa única vez coincidió con el 24 de Junio de 1935, cuando a la salida del cine, a eso de las 21 horas, escucho la noticia que corría como pólvora, del desgraciado accidente de Medellín.  
  
       Muchos años después, yo asistí junto a él al entierro de su propia madre (Dña. Concepción) y se ve que se le "trenzaron" las lágrimas, pues no le salió ni una y ¡créanme! que la quería con todo el corazón.






Dña. Carmen Valero Sánchez  (Mi tita Carmen), amantísima esposa del anterior, alrededor de 1975



               Ellos me criaron entre los dos y los seis años, en Almería, su lugar de residencia, por solicitud expresa de mi mamá, que afectada severamente por una enfermedad cardíaca que finalmente le costó la vida, no se veía capaz de hacerlo por ella misma, dado que además, tenía que atender también a otro bebé. 





Dn. Manuel Valero Cases (1884 - 1965)  (Mi abuelo materno), padre de la anterior, allá por 1960




               Éste hombretón, al cual cariñosísimamente sus hijos al referirse a él le llamaban "El Tata" y amante sobre todo de Angelillo, con sus aproximadamente 1,88 cm. de estatura, fue el esforzado agricultor "argonauta" que realizó dos viajes a la Argentina, volviendo en ambos con menos dinero del que llevó, y que cuando se le presentaba la ocasión, muy ufano él, le espetaba a su interlocutor...,  ¡calla, calla ignorante que tu no has visto la otra cara de la luna!.     





Dña. Isabel Abad Llopis (como una segunda madre para mí) y un servidor en mi comercio, allá por 1998 




               Apareció por mi tienda, una mañana de finales de 1997 o primeros de 1998, y al escuchar a Gardel, que siempre sonaba allí, salió a colación una conversación que se repitió día a día posteriormente hasta su fallecimiento.    Era todo bondad y generosidad hacia los demás y su desaparición, provocó que durante años, por dolorosa asociación y luto espiritual, no pudiese escuchar en la tienda a Gardel.






Dña. Clara Koser (Gardel) y un servidor, ataviados con la camiseta de "creyentes", en visita que giró a mi casa en Marzo de 2010




       Habrán pocos de Vds. que no conozcan o hayan oído hablar de ésta enorme Gardeliana portorriqueña, radicada en New York.

         Durante años, mantuvo abierta una página dedicada a Gardel titulada "Carlos Gardel - Cada Día Está Más Guapo", con material muy interesante, a través de la cual nos conocimos, entablando una amistad, franca y sincera que consolidó su visita.

          Lamentablemente para todos los Gardelianos; muy desgastada por críticas muy severas recibidas en diversos foros, en relación a la controvertida nacionalidad del Zorzal, provocaron el cierre de dicha página, y la desaparición pública de la Sra. Gardel.    Yo no la olvidaré jamás.




Dn. César Portala (1914 - 1994)





          Enorme y visionario Gardeliano, quién siendo íntimo amigo de un D.J. de la N.B.C., en Junio de 1935, ya fallecido el "Supremo", tuvo el intuitivo impulso de solicitarle a su amigo los discos que tuviese por allí del gran "Cantor", y mira por donde, éste le entregó algo así como una docena de estos, ¡promocionales!, que según le dijo, el propio Gardel, en las primeras fechas de su estancia allí (el año anterior), había llevado personalmente para su difusión.



Auditorio de la NBC con capacidad para 1300 espectadores sentados, donde acompañado por la Orquesta de Hugo Marini, Gardel debió de actuar en varias ocasiones, codeándose con Ray Noble, Bing Crosby, Rydy Vallee, etc…     Probablemente algún día aparezca, alguna grabación de estas sesiones radiales.



          En 2008, Dña. Clara Koser tuvo la fortuna de conocer a Dña Guillermina, Vda. de Dn. César Portala, quien reconociéndola como la persona idónea para custodiar dicho material, le hizo entrega del mismo.






Gardel saludando en dicho estudio en 1934.



          Mayo de 2009, Dña. Clara me otorgó verbalmente, la posesión de un ejemplar de dicha colección, concretamente el titulado "Adiós Muchachos" que según expertos en el tema, aseguran que la leyenda que reza "muy bueno" escrita con lápiz en el mismo, fue realizada por el propio "Morocho";  entrega que se confirmó en Marzo de 2010, cuando vino a Alicante.




Disco promocional citado, que portó en su mano y regazo Dña. Clara Koser desde Nueva York a Alicante, para que no se estropease.     Véase a lápiz muy tenuemente la anotación ''muy bueno'' presumiblemente adjudicada al propio Gardel.     Tan popular llegó a ser la melodía de este tango, que en 1951, haciendo una adaptación bajo el subtítulo de "I Get Ideas", lo grabó en los USA el inolvidable Louis Armstrong "Satchmo", habiendo sido incluido en el curso de los años, en las B.S.O. de más de una decena de films. 


          ¡¡¡Cómo la voy a olvidar!!!.









                Al poco de conocernos, Dña. Clara me puso al corriente de que en Punta Alta (Argentina), se había inaugurado un monumento en homenaje a Gardel, invitándome a colocar en el mismo una placa en mi nombre, a lo cual encantado accedí de inmediato.

        Estando en marcha el encargo, recordé que a mi querida Dña. Isabel, sus parientes más cercanos le habían negado su voluntad de que en su lápida le pusiesen un epitafio alusivo al Zorzal, y como ya era tarde para incluirla en mi placa, encargué otra que se concretó en Diciembre de 2008;  y allí están, una al lado de la otra, para la posteridad.     Estoy convencido de que de algún modo, algo le ha llegado.
















Dn. Manuel Llano Pérez, en foto retrospectiva


       Este gran madrileño, se ha convertido en el poco tiempo que hace que nos conocemos, en mi inestimable e insustituible brazo derecho, y gracias a él y a sus inapreciables estímulos, he sido capaz de acometer la realización del presente blog, el cual llevaba proyectado muchos años atrás, sin encontrar los arrestos suficientes para enfocarlo.

¡Gracias! Manuel...  por tanto y por todo.




Dn. José Luis Llama Hevia "El Pibe"  (1918 - 2008)






            Gardeliano hasta casi la demencia.    Éste asturiano, al que conocí póstumamente gracias al amigo Llano, quién al margen de ello, tuvo la deferencia de confiarme la remasterización de toda su obra dedicada al Zorzal, que como podrán comprobar Vds., es una de las más prolíficas de todas las existentes.

Debido a ello;  y como digo arriba, sin haber tenido el honor de haberlo conocido, le tengo un enorme afecto a éste Sr., por la gran ternura que me provocan sus composiciones.     

En la solazada mesa de Gardel ¡esté!.  








De izda. a dcha. Dn. Manuel Llano, Dn. Antonio D'Agostino y Dn. Paulino Martín







                          Tres glorias del Gardelianismo universal juntos, en visita que realizase Dn. Antonio a Madrid y Alicante, allá por Julio de 1990.  

           Dn, Paulino Martín Esteban de Madrid, junto con Dn. Fernando García García de Barcelona, fueron sin lugar a dudas, los mayores y más prestigiosos coleccionistas de discos de Gardel en España, obviamente ambos siguiendo la estela del aventajado parisino Edouard Pecourt, quién en su condición de representante de Odeón en Francia, fue indiscutiblemente el máximo coleccionista tanguero europeo.




Dn. Fernando García García (1918-1995) en su santuario barcelonés, allá por 1985.



                Les voy a contar una anécdota sobre Dn. Paulino.     La mayoría de Vds. habrán oído decir, que un japonés compró a un coleccionista argentino su colección completa que lógicamente llevó al Japón.     


                     A mí siempre me interesó esa historia, e indagué todo lo que me fue posible para conocer de quién fue la colección en cuestión.     
Pero nada, casi todos los consultados lo habían oído decir, pero nadie sabía a ciencia cierta de quién era la viajera colección.

                      
¡Pues sí señores!, la colección sí se la llevó el amigo nipón al país del sol naciente, pero no fue de un coleccionista argentino;  fue la del amigo Paulino, en paz descanse.

                      Por cierto, el inversor oriental se llamaba Yoshihiro Oiwa
 (大岩祥浩) y editó en su país, entre los años 1991 y 2009 en su sello A. M. P. (Asociación de la Música Porteña), una serie de CD's muy apreciados hoy día, por su variopinto contenido y notable calidad.    





               
Portadas de dos CD's de 1992 y 2007 respectivamente, de la A. M. P. Tango Colección de Yoshihiro Oiwa.






             Muchos son los Gardelianos ilustres que he tenido el honor de conocer y tratar a lo largo de mi vida, y desde luego, no han sido todos los que hubiese deseado, por evidentes razones de supervivencia.     Pero la fortuna me ha sonreído ampliamente, concediéndome el privilegio de a sus 84 imposible mejor llevados años, conocer a ésta biblioteca viva del Gardelianismo más puro y riguroso, a quienes todos debemos la confección de la primera discografía Gardeliana de la historia, cuya primera edición data de aquel ya lejano 1970 y que permitió ordenar las grabaciones y las ideas del Gardelianismo universal.



Edouard Pecourt (1925-2008) coleccionista tanguero europeo por antonomasia.    Foto por cortesía de su Vda. Mrs. Jocelyn Howells.




             Yo me dirigí a él como tabla última de salvación para contactar con los dos o tres coleccionistas Gardelianos más esquivos e ilocalizables, a fin de ver si su respetabilísima trayectoria y su ascendencia hacia ellos, hacía posible al menos un contacto sin compromiso para aquellos y sólo tendente a mostrarles los resultados de mis trabajos.     Él acogió la idea con verdadero entusiasmo y se puso (con la ayuda de sus más íntimos colaboradores), a trabajar en el proyecto, pero finalmente reconoció no haber tenido éxito en el intento, remitiéndome a una persona a la que aún no me ha sido posible contactar, ni mi ánimo es ya tan optimista ni generoso, viendo como aquellos prefieren ir muriendo; y contra todo pronóstico los que les suceden, son aún menos dialogantes y aperturistas que los desaparecidos;  y siguiendo a pies juntillas los ejemplos de sus predecesores, a su vez, también prefieren morir a efectuar el mínimo cambio empático.




  Dn. Boris Puga en el café Montevideo alrededor de 2003



             Lo más lamentable de todo, es que alguno de ellos, se toman el asunto de un modo un tanto nacionalista, como si Gardel no hiciese décadas que excedió ese obsoleto límite, universalizándose;  ¡vamos, décadas digo!...  ¡en vida ya lo había pulverizado!;  elaborando así, un clima de auto aislamiento, que únicamente invita a alejarse de ellos e ignorarlos, lo cual avanza en sentido totalmente opuesto a la expansión y prolongación de la muy sana y conveniente apología Gardeliana.

       
Fue muy gráfica y didáctica la anécdota que me contó ante mi perplejidad por la actitud tan retrógrada e incomprensible de aquellos coleccionista, me dijo:   Sr. Ródenas, no se extrañe de nada, yo conocí a un coleccionista (cuyo nombre no reveló ni importaba) que decía, -yo quiero a Gardel para mí sólo, y no lo comparto con nadie-.    Quedé impresionadísimo ante tal ejemplo de suprema estulticia y enfermizo sentido de la posesión, pero fue extremadamente clarificador de cara a comprender lo que me estaba ocurriendo.

        Desde aquí Dn. Boris, quiero manifestarle públicamente mi eterno agradecimiento por su invaluable gestión, así como por el trato deferente que desde el primer instante me ha dispensado.     Y le reitero que si algún día las cosas cambian en el sentido deseado y tengo que desplazarme hacía allí, la primera visita que realizaré, será a verle a Vd.      


        Reciba un fraternal, inmenso y sincero abrazo y que la madre naturaleza le conserve por muchos años, en el envidiable estado actual.
      







No hay comentarios:

Publicar un comentario